403 Sillas de jardín

En el mobiliario de exterior debe existir la misma atención por los detalles que en el de interior. La disponibilidad de espacio, nuestro gusto personal y el tipo de ambiente que se va a decorar son factores importantes que debemos tener en cuenta, sobre todo a la hora de elegir una silla de jardín. También el confort es fundamental: ya sea que se trate de chaise-longue o de elegantes sillas para el exterior, lo importante es que sean cómodas. Otras características fundamentales son la resistencia a los agentes atmosféricos y el aspecto estético: las sillas de jardín se pueden elegir combinadas con la mesa, para crear una continuidad en el estilo de decoración, o bien en contraste, para crear un efecto de mezcla y combinación de estilos. Junto a las clásicas sillas de jardín de madera, podemos encontrar también las de plástico, que son las más utilizadas en ambientes de exterior, ya que son cómodas, fáciles de limpiar, resistentes y de múltiples colores, así como las de metal o aluminio, hasta llegar a los productos de diseño ultramoderno. Cada una de estas sillas se convierte en un mueble indispensable para favorecer la interacción y para disfrutar de un espacio al aire libre de forma cómoda.

Sillas de jardín con estilos diferentes

Actualmente podemos encontrar a la venta una gran cantidad de estilos de sillas de jardín: desde el moderno, con cientos de modelos a disposición, pasando por el de diseño, con propuestas de las más famosas marcas internacionales, hasta llegar a estilos como el vintage, el Bauhaus, el más clásico y el nórdico. Podemos escoger entre formas sencillas y lineales o amplias y cómodas. También podemos optar por modelos con o sin brazos, en versión apilable, o en estilo sillón de «director», hoy considerado un producto de gran éxito. Por otro lado, tenemos las sillas de jardín plegables de teca y Batyline®, cómodas, prácticas y fáciles de cerrar. Pero cuando se eligen las sillas de jardín es muy importante tener en cuenta también el modelo de mesita de exterior que se tiene. De esta manera podremos aprovechar al máximo las posibilidades que ofrece el ambiente de exterior: desayunos, almuerzos, cenas y meriendas al aire libre, placenteras lecturas nocturnas y divertidos aperitivos en compañía.

Materiales y modelos de las sillas de jardín

Lograr encontrar la silla más adecuada en un mercado tan amplio como el de las sillas de jardín es cada vez más difícil. Son muchos los tipos de productos a disposición, y cada uno de ellos se puede asociar a un determinado estilo elegido para nuestro mobiliario de exterior. Las sillas de jardín, como las mesas, pueden estar hechas de madera, aluminio, acero o material plástico. Con una gama de productos a disposición tan amplia, todos podremos encontrar el modelo de silla que mejor se adapte a nuestros gustos. Cada uno de estos materiales ha sido elegido porque tiene determinadas características que hacen que sea idóneo para el jardín. Las sillas de jardín de madera encajan muy bien en un diseño de estilo clásico, y están formadas principalmente por un asiento con respaldo. En el caso de la madera, la silla se realiza uniendo una serie de láminas y, en ocasiones, incluye también los brazos. Las sillas de jardín tienen más o menos la misma altura que una silla normal. La madera que se utiliza para las sillas de jardín se trata con aceites que la vuelven impermeable al agua. También existen sillas de madera plegables que ocupan poco espacio cuando se cierran. Y esta es una de las características que no debemos subestimar, porque en invierno las sillas se deben colocar en un lugar cerrado, para aumentar su vida útil, y en este caso es imprescindible que ocupen la menor cantidad de espacio posible. Las sillas de jardín de metal están disponibles en varios colores y su estructura minimalista contribuye a la creación de un estilo moderno. La maleabilidad del metal asegura la obtención de resultados peculiares, con motivos que decoran la silla y que la convierten en un elemento del jardín capaz de capturar la atención. Las sillas de jardín de material plástico son muy resistentes, ya que están compuestas por polímeros termoplásticos de nueva generación. El policarbonato, polietileno y poliamida se moldean para producir sillas con un diseño versátil y estructuras de colores. En efecto, la ventaja de los nuevos materiales plásticos es que están disponibles en una amplia gama de colores, adecuados para cualquier tipo de ambiente. Estas sillas de jardín se pueden apilar en grandes cantidades, por lo cual ocupan un espacio mínimo. La silla de jardín de plástico es una de las más codiciadas, ya que el material con el que se hace requiere muy poco mantenimiento y se puede lavar con facilidad.

Sillas de jardín y ligereza, un binomio fundamental

Todos los materiales para las sillas de exterior - madera, metal o plástico - necesitan tener una característica común: la ligereza, tanto desde el punto de vista del peso como desde el punto de vista visual y de transpiración.
Por esta razón, la silla de jardín debe tener el peso adecuado para ser estable y no moverse con el viento, pero al mismo tiempo, tiene que ser ligera para que las personas puedan moverla de un punto a otro del jardín, levantarla, apilarla y guardarla con facilidad. Además, el clima veraniego requiere que todas las sillas tengan un porcentaje de materiales transpirables o perforados que les permitan obtener varias ventajas: ser visualmente más ligeras y permitir un mejor disfrute de la naturaleza alrededor; no oponer mucha resistencia al viento que mencionábamos con anterioridad, lo cual elimina el efecto vela; aligerar las partes no estructurales de la silla; y, por último, permitir la transpiración adecuada del cuerpo que está en contacto con las sillas, para contrarrestar el calor y el sudor y hacer que la experiencia de relax en el exterior sea completa.

Transcurrir horas placenteras con las sillas de jardín idóneas

Para que una terraza, jardín o balcón se conviertan en un espacio en el cual transcurrir horas placenteras, solos o en compañía, es necesario crear la atmósfera adecuada. Por esta razón, al elegir las sillas de jardín, es importante evaluar la comodidad y el diseño del modelo que queremos colocar dentro de nuestros espacios. Las sillas de jardín tapizadas, por ejemplo, juegan con los volúmenes y, gracias a las telas de colores, permiten decorar con mezclas de tonalidades bien estudiadas. Este tipo de sillas también puede ser desenfundable, lo que nos permitirá cambiar el aspecto de nuestro espacio exterior manteniendo su diseño. Y para obtener un confort total lo ideal sería una mecedora, en la que podamos leer un libro con comodidad en nuestro jardín o saborear una bebida fresca en la terraza. ... Más ... less
Filtrar
403 Productos

Filter/Order

Filter by

Diseñadores

Ordenar por

Guardar en:
Guardar en: