87 Reposapiés

Si os encanta mirar la televisión o leer un buen libro, o si simplemente queréis relajaros en el sofá, el reposapiés es el complemento perfecto para reposar y relajar las piernas, mejorando vuestro estado de bienestar y confort. Con su pequeño tamaño, el descansapiés se ha convertido en una pieza de mobiliario imprescindible para el salón: un reposapiés de tela, combinado con un sofá o con un sillón, con funda combinada o en marcado contraste, representa un aporte de estilo y carácter para el salón.
Los reposapiés pueden ser complementos indispensables también si se pasa mucho tiempo sentados trabajando. Una postura incorrecta puede provocar pequeños problemas de espalda, por esa razón, los descansapiés de oficina ofrecen un buen soporte lumbar mejorando la postura y la circulación sanguínea, y manteniendo la espalda derecha.

Características y tamaño de un reposapiés

El reposapiés es un complemento multiforme, muy ligero, que se puede correr de una habitación a otra sin dificultad, y que mide entre los 30 y 50 cm. Normalmente suele estar compuesto por una base, en la mayoría de los casos de metal o de madera, y por mullidos que cobran formas diferentes. Para lo que atañe la base, los reposapiés de cuatro radios de metal transmiten una sensación de levedad y refinamiento, mientras que los reposapiés con base de trineo, elegantes y mínimos, presentan una estabilidad sin igual. Hay reposapiés que no tienen base, sino una estructura dentro del mullido: en estos casos de trata de pufs. El mullido puede adquirir formas diferentes: triangular, cúbico, paralelepípedo o redondo. La estructura interna es de madera. El mullido blando se realiza con espuma de poliuretano, poliéster u otros materiales parecidos, con fundas de tela o de piel. El tejido puede ser desenfundable, lavable, pero también impermeable. Alternativamente, hay reposapiés con carcasa de resina o de materiales sintéticos, otros tienen mullidos con microesferas de poliestireno o poliéster. Los descansapiés de madera, en cambio, no tienen mullido pero son muy resistentes y duraderos.

Como elegir el reposapiés adecuado para tus exigencias

Un descansapiés de diseño es un objeto versátil que además de mejorar el bienestar físico de cada uno tiene muchas más funciones. Un reposapiés contenedor, por ejemplo, es verdaderamente útil si se necesita espacio para poner revistas, mantas u otros objetos personales. Los reposapiés alcochados son perfectos si el número de los invitados supera el tamaño del sofá: en caso de necesidad el puf reposapiés puede convertirse en un asiento extra muy útil y mullido, o en una superficie de apoyo. Los reposapiés de piel con base de madera o de metal representan la solución perfecta para salones elegantes y refinados. Además el reposapiés es un complemento que se presta bien también para los dormitorios, quizás cerca de un sillón. No pueden faltar los reposapiés para espacios exteriores o para la piscina, con fundas resistentes a la intemperie y a la humedad. Para los más pequeños, elegid descansapiés para niños, coloridos, con escenas graciosas y símbolos multicolor.

¿Embellecer un salón? Todo es posible con los reposapiés

Además de su funcionalidad, elegir una otomana responde a criterios principlamente estéticos. Un salón con sofá y sillón combinados con un reposapiés hace que el ambiente sea refinado, elegante y cotizado. No es casualidad que el reposapiés más famoso del mundo del diseño se combine siempre con el sillón en la misma serie: se trata de OTTOMAN, descansapiés de piel diseñado por Charles Eames y del sillón LOUNGE CHAIR. Esta es la razón por la cual la funda de los reposapiés suele ser la misma de la del sofá y de los sillones. Los más atrevidos utilizan tejidos colorados creando contrastes, o patrones geométricos brillantes, motivos florales, de rayas, de fantasía y mucho más. Si se prefiere un ambiente mínimo, un reposapiés monocolor o con una funda de colores neutros vendría al caso.

Curiosidades e historia de los reposapiés

Hoy en día los reposapiés se han convertido en complementos muy cotizados y han evolucionado mucho con el paso del tiempo. Los reposapiés ya existían en el antiguo Egipto: se encontraban en formas diferentes en casas y templos, y se utilizaban para reposar los piés. Se les consideraban una reliquia familiar y se los pasaban de generación a otra. El reposapié renace en el siglo XVI pero se utilizaba también para otros fines: representava un asiento para niños o una silla cómoda y fácilmente transportable. Solía ser de madera pero su diseño cambiaba según su utilización y la origen social y economica del dueño. En el siglo XVIII estaba de moda el reposapiés bajo porque se ponía delante de la chimenea que debía ser bastante larga para que todo el mundo pudiera calentarse los piés. Los reposapiés de madera o en otros materiales tradiccionales han sido siempre objetos ordinarios, de uso cotidiano desde el siglo XVII hasta el XIX. En las primeras casas americanas, el descansapiés representaba un complemento precioso e importante, a pesar de los espacios angostos. Hoy en día, el reposapiés moderno es una unión de tradicción e innovación, decoración y funcionalidad, incluso es una pieza de mobiliario que se encuentra en casi todas las casas. Encierra calor y funcionalidad y permite descansar los piés adecuadamente. ... Más ... less
Filtrar
87 Productos
Sort by:

Filter/Order

Filter by

Ordenar por

Guardar en:
Guardar en: