Duchas y bañeras

A la hora de elegir la bañera y la ducha es importante evaluar el espacio que se tiene a disposición, ya que determinará las dimensiones mínimas y máximas del modelo que se colocará en el ambiente. Para instalar una bañera se necesita una estancia con una cierta amplitud y hoy es casi un imprescindible para quienes no quieren renunciar al disfrute de largos momentos de relax que logran casi detener el tiempo frenético de las semanas y días que pasan con rapidez. Pero para quienes no quieren privarse de la bañera, a pesar de contar con poco espacio, existen modelos de dimensiones reducidas. Por su lado, las cabinas de ducha representan la solución más práctica para el uso diario y más eficaz si se trata de baños pequeños. Además, hoy se tienen a disposición una gran cantidad de accesorios que permiten transformar la ducha en un momento de relax, como el hidromasaje vertical, la cromoterapia y la aromaterapia.

Una bañera para disfrutar de placenteros momentos relajantes

Para muchos, la bañera representa un verdadero objeto de deseo, pues permite transformar el baño en un ambiente dedicado al bienestar, para regalarse largos momentos relajantes sumergidos en el agua caliente y para dedicarse al cuidado del cuerpo, como en un verdadero SPA privado, gracias a la instalación de una bañera de hidromasaje que cada vez es más común también en casa. Además, las constantes experimentaciones estilísticas y de materiales han hecho de la bañera un verdadero objeto de diseño. Es así que, a partir de la forma rectangular tradicional se llega a modelos más compactos, como las bañeras cuadradas, cuya forma hace que sean ideales para baños pequeños. En cambio, quien tiene a disposición espacios mucho más amplios, podrá apostar por una bañera exenta, en versión contemporánea, de forma ovalada o cuadrada, con apoyo al suelo, o bien una bañera con patas, realizada en fundición y disponible en modelos inspirados en el pasado y con los que se obtienen efectos decorativos muy originales.

Mezcla de formas y materiales: la ducha protagonista del baño

Una cabina de ducha ofrece muchas ventajas y es la solución ideal para quienes quieren optimizar los espacios y buscan la solución más práctica para un uso diario. Por lo general, la ducha se instala aprovechando un apoyo en la pared o dentro de un nicho, para permitir un perfecto uso de los espacios. Pero hoy también se puede optar por una cabina de ducha independiente, si se tiene el espacio suficiente en el baño. Cada vez están más de moda las mamparas de ducha que tienen un solo panel lateral, por lo general, de vidrio templado, y el plato de ducha de cerámica. Estos modelos suelen estar disponibles con puertas batientes o correderas, pero dan lo mejor de sí, desde el punto de vista estético, en las versiones fijas. Además, gracias a sus platos de ducha a ras de suelo, se adaptan a la perfección también a las necesidades de personas con movilidad reducida. De cualquier manera, el mercado ofrece una amplia gama de materiales y acabados para la estructura de la cabina, que puede realizarse con perfiles de aluminio o acero o bien ser autoportante. Los modelos más comunes son los de vidrio templado, pero las alternativas no faltan. A la hora de elegir la puerta, será necesario evaluar bien el espacio que se tiene a disposición para abrir la cabina. Los modelos con puerta batiente que abre hacia el exterior son adecuados solo para grandes ambientes, mientras que las puertas de corredera o plegables permiten optimizar también el espacio dentro de la cabina. ... Más ... less ... Más ... less

Navegar por Marca

Productos Recomendados