46 Bañera de hidromasaje

Una bañera de hidromasaje es el sitio ideal para regenerarse del estrés cotidiano y alejarse de las tensiones que influyen de forma negativa sobre nuestro bienestar físico y mental. Hoy en día podemos afirmar que comprar una bañera de hidromasaje para nuestro hogar ha dejado de ser un gran lujo: el mercado ofrece soluciones para todas las exigencias, tanto de espacio como de presupuesto. Para elegir una bañera de hidromasaje correcta, tanto para un spa como para una casa, es necesario seguir algunas sugerencias técnicas. Archiproducts será una guía muy útil en la elección del producto de mejor calidad según nuestras necesidades.

Bañera de hidromasaje, garantía de relax

Para elegir la bañera de hidromasaje es importante tener en cuenta sus funciones, así como los accesorios opcionales que ofrece. Una bañera de hidromasaje puede estar equipada con masajes por aire o agua, cuya combinación da lugar a masajes relajantes, reforzantes, estimulantes y terapéuticos. En el masaje por aire el flujo sale del fondo de la bañera, lo cual crea un efecto relajante y terapéutico; por otro lado, en el masaje por agua el flujo sale de los jets laterales. En algunos modelos podemos encontrar los jets también en la parte de la espalda, para el masaje lumbar, o en la parte de los pies para el masaje plantar. Los jets son ajustables en cuanto a velocidad y orientables, lo que permite decidir la dirección de los chorros. Los modelos de bañeras de hidromasaje tecnológicamente más avanzados tienen grifos abatibles y mandos táctiles, integrados en el borde de la bañera, para obtener superficies más lineales. Una solución muy útil para aumentar el confort, es la colocación de un reposacabezas para bañera, que permite tumbarse sin deslizarse hasta el fondo esta. Y para enriquecer el hidromasaje con una experiencia multisensorial es posible incorporar en la bañera de hidromasaje algunos accesorios opcionales, como por ejemplo, un sistema para la aromaterapia, lámparas para la cromoterapia o un sistema estéreo bluetooth para escuchar nuestra música favorita durante el baño.

Bañeras de hidromasaje, qué son y cómo funcionan

El hidromasaje es una bañera con jets que nos permite mimarnos con un masaje en todo el cuerpo. Gracias a su acción de hidroterapia, la bañera de hidromasaje logra relajar todos los músculos, disminuyendo el estrés y las tensiones. ¿Cómo funciona el hidromasaje? El hidromasaje trabaja según el principio del efecto Venturi. Estas bañeras están equipadas con una bomba mediante la cual se aspira el agua y se pone en circulación a través de las tuberías, para luego volver a la bañera a través de los jets. Dentro de los jets, que se pueden ajustar tanto manual como automáticamente, tiene lugar la mezcla de aire y agua que da origen al chorro de masaje. Las microburbujas de aire, creadas por el gran flujo de agua, comprimen los tejidos produciendo un micromasaje con efectos benéficos para la circulación y los músculos. La bañera de hidromasaje realiza sus funciones combinando de la mejor manera la temperatura, la presión y el movimiento del agua. La temperatura ideal para un baño relajante es de entre 32 y 37 °C, mientras que la presión se debe ajustar para evitar la rotura de los capilares superficiales. El agua caliente (con temperaturas de entre 37 y 38 °C) es descontracturante y favorece la circulación, mientras que el agua fría tiene un efecto tónico-estimulante y puede aumentar la presión sanguínea. Por tanto, no es aconsejable hacer un hidromasaje demasiado caliente o sumergirse durante demasiado tiempo en el agua caliente para quien padece de presión baja o de problemas cardiovasculares. Es recomendable utilizar la bañera de hidromasaje algunas veces por semana y durante un máximo de 20 minutos. Después de tomar un baño en la bañera de hidromasaje, es conveniente tumbarse durante 10 minutos, envueltos en nuestro albornoz, para que la presión del cuerpo vuelva a la normalidad.

¿Qué beneficios da el uso de una bañera de hidromasaje?

Tras la acción de compresión, los capilares se dilatan y aumenta la velocidad de la circulación periférica. Mientras los tejidos reciben una estimulación que los lleva a reequilibrar su metabolismo, los músculos se tonifican y los vasos sanguíneos se refuerzan. Los miembros inferiores se vuelven más ligeros gracias al drenaje de los líquidos y la piel se vuelve más elástica y se tonifica, mejorando así las imperfecciones de la celulitis. Desde el punto de vista terapéutico, la bañera de hidromasaje ayuda a recuperarse después de traumas ligeros, como pueden ser torceduras, contusiones o contracturas musculares. Además, el hidromasaje induce una sensación general de bienestar y disminución del estrés y el cansancio, por lo que es muy útil para recuperar energías física y mentalmente. El calor dilata los poros y facilita la absorción de sustancias beneficiosas para la piel, como los extractos de vegetales o sales. Por otro lado, el hidromasaje es beneficioso también para la mente, ya que estimula la producción de endorfinas que aumentan el nivel de satisfacción y la sensación de bienestar.

¿Cómo elegir la bañera adecuada para nuestro baño?

La dimensión y la forma del ambiente serán determinantes para identificar la forma de la bañera de hidromasaje. Por ejemplo, en baños pequeños es recomendable colocar una bañera de hidromasaje rectangular, de dimensiones compactas, que se puede colocar a lo largo de una pared en función del espacio que se tiene a disposición. En el mercado están disponibles modelos compactos de 140x80 cm de dimensiones, con profundidad mayor para que incluso las personas más altas tengan espacio suficiente para sumergirse por completo. Mientras que, si disponemos de un baño con dimensiones medianas, podemos optar por una bañera de hidromasaje de esquina, apta para ambientes con planta cuadrada y dos paredes ortogonales libres. Las bañeras de esquina tienen dimensiones a partir de 120x120 cm hasta 165x165 cm y los modelos más grandes los pueden usar incluso dos personas al mismo tiempo. Para ambientes de baño con dimensiones grandes, es posible elegir libremente cualquier forma, desde las modernas bañeras de hidromasaje redondas, en versión de colocación libre que permite crear un efecto de minipiscinas, o encastrable que permite crear una atmósfera de spa, hasta las confortables bañeras de hidromasaje ovaladas, redondeadas para acoger al cuerpo de forma ergonómica. Las bañeras de hidromasaje independientes van muy de moda últimamente, gracias a su capacidad de dominar la escena y convertir el baño en un sitio encantador. Estas bañeras pueden colocarse en cualquier lugar de la habitación y están disponibles con muchísimas formas, pero para instalarlas es necesario preparar en el suelo tanto el desagüe como la instalación de agua y equiparlas con grifería de pie. Por consiguiente, este tipo de instalación requiere costes iniciales mayores.

¿Cómo orientarse en la selección de los materiales de una bañera de hidromasaje?

Las bañeras de hidromasaje de acrílico son las más difundidas, gracias al coste reducido, la simplicidad de su proceso productivo y la higiene. El acrílico sanitario se adecúa a cualquier geometría, es resistente a los rayos UV, a los detergentes y a los esfuerzos mecánicos, y se puede pulir fácilmente en caso de rayones o abrasiones. Una bañera de acrílico acabada pesa normalmente entre los 25 y 35 kg y se debe instalar con mucho cuidado para no incurrir en flexiones excesivas en las paredes o en el fondo. Para evitar la excesiva flexibilidad de la bañera, muchas veces el acrílico se refuerza con fibras de vidrio. Como alternativa al acrílico sanitario, tenemos a disposición las bañeras de hidromasaje de Corian®, resistentes e higiénicas, gracias a su superficie lisa y no porosa, pero con un coste mayor. Para las versiones de colocación libre será importante también elegir con atención el revestimiento externo de la bañera; ya sea en laminado, en madera o piedra acrílica, el revestimiento deberá estar en armonía con el ambiente y darle un toque de integridad, decidido pero discreto. ... Más ... less
Filtrar
46 Productos

Ordenar por

Guardar en: